Home

Home

La nueva tendencia: el uso de 3D

Para muchos, este es un tema ya muy conocido y normalmente relacionado con la tecnología de electrónicos y entretenimiento. Cuando se menciona tecnología en tercera dimensión, las primeras ideas en venirnos a la cabeza son: salas de cine en 3D, televisiones con tecnología 3D, teléfonos celulares con cámara y pantallas 3D.

Como podemos notar, ya son muchas las aplicaciones que se le pueden dar a la tecnología 3D. Los ejemplos anteriores son los más conocidos pero, lo que mucha gente no sabe, no son los únicos que existen en la actualidad.

Como usar paneles decorativos
Como usar paneles decorativos

Poca gente sabe que ya existen impresoras 3D que pueden crear bastantes objetos en tercera dimensión, los rangos van desde carcasas para teléfonos hasta algunas replicas paleontológicas, pasando por biotecnología. Poco a poco se empiezan a usar más estas técnicas de creación de objetos útiles para las personas.

Pero las cosas no sólo se quedan ahí, ahora también es posible usar paneles decorativos en las paredes de nuestra casa con tapices en tercera dimensión. Existen algunas compañías que ya ofrecen estos servicios y al parecer hacen que la decoración de nuestros hogares se vea más a la vanguardia, pueden visitar a http://www.wallart.com.mx/ para ver mas ejemplos.

El uso de un papel tapiz tercera dimensión puede darle a nuestras casas un toque un poco más dinámico, puede ayudar a brindarnos una idea de espacios más amplios, o bien, un poco más futurístico, tal y como en las películas de ciencia ficción.

No hay que perder de vista que esto se esta desarrollando poco a poco y de igual manera se está intentando abrir al mercado general. Anteriormente podíamos imaginar todo esto para estudios científicos o lo podíamos ver en las grandes producciones de cine.

Por lo pronto, la idea de poder comprar una impresora 3D o bien tapizar una casa en 3D, hace que esto la integración de esta tecnología sea más esperada y mucho más interesante.

Como podemos apreciar, la tecnología se mueve a pasos agigantados, a veces para bien, a veces para mal, pero lo que es indudable es que no se detiene y busca llegar a todos los ámbitos de nuestras vidas. El mejor consejo es sacarle provecho a las cosas que valgan la pena de la misma.